Ir al contenido principal

Hola, soy Andrés

Hola, soy Andrés, soy Andrés, soy Andrés. Me gusta escribir porque siempre me ha quedado bonito cuando lo hago, pero cuando venga un mensajero de tu parte a decir lo que quiero escuchar... entonces gritaré, y te maldeciré cuando me digas que esa fue toda la verdad, porque para mí fue diferente; y esa tuya que crees, para mí es la mentira que te dije ayer que no era mentira, igual no estoy arrepentido de lo que te hice, lo volvería a hacer: ¡lo que me da la gana!, igual siempre lo había hecho sólo que tú me quitaste la gana y la remplazaste por aborregamiento simple, sin mucho compromiso. Es como dijo mi abuelo: “haz lo que quieras, pero tráeme mi botella de vuelta”. -¿Otra vez la misma vuelta? Pero si ya la hemos dado trescientos sesenta y cinco veces, estoy cansada de seguir dando la misma vuelta una y otra vez-. Cuando me bajé de la rueda gigante, estaba mareado de ver tu cara tantas veces y me vomité porque me asqueó tu comportamiento, todo lo que haces sin pensar y todo lo que piensas sin hacer, ¡deja tus arrepentimientos! los que me imaginaba en la fogata, quemándome los brazos y golpeando a mis amigos, hasta que desperté sin que tú lo hicieras, solo en la oscuridad, con tu imagen medio iluminada por una débil y fría luz de luna menguante así como estaba la barriga de mi hermano cada vez que el tiburón mordía más y más sus extremidades inferiores.. ¡y tus miembros superiores! que se creen mejores solo por estar más arriba, como si la posición los hiciera menos inútiles consejos que me diste cuando estaba demente porque causaron tu muerte, yo no quería, pero tú te apuñalaste porque no soportabas vivir más siendo una borrega, siguiendo a todos, dando las misma vueltas, con los mismos errores en las caras de los marranos que, miedosos por no poder defecar, se mataron entre ellos para parecer residuos, sólo basura, lo que quedó de lo poco o nada que eras, una vida sin sentido, sin rumbo, y giraste tanto que otra vez vomitaste y mis gallinas te picotearon la boca y te abrieron los cachetes por ensuciar mi cama y dañar el desayuno de mi mujer.

Comentarios

Marinel ha dicho que…
Hola Andrés, he visto tu correo con esta historia vertiginosa,giratoria hasta el punto de hacerse asfixiante.He notado esa rabia e impotencia ante el hecho consumado de una vida de vértigo que ha terminado por dañarse a sí misma hasta el presente...
Muy bueno.
Besos.
Anónimo ha dicho que…
Apreciado Andrés:

Muchas veces plasmamos en letras, sentimientos encontrados, cosas que tal vez nunca lo diríamos cara a cara, pero es quizá una buena vía de despojarnos de aquello que nos hace daño o nos atormenta.

Un cálido abrazo alado!
Miguel de la Torre Padilla ha dicho que…
Pase por tu blog y me gusto lo que vi, te felicito y me quedo como amigo

Entradas populares de este blog

LA LEYENDA DEL HOMBRE CON EL CORAZÓN ROTO

En el pueblo se está escuchando que nació una leyenda. Que hace varios días se escucha a un hombre lamentarse y no parar de gritar en las noches. La gente dice que él lleva la marca de un corazón roto en el pecho. Dicen los más viejos que fue por causa de una mujer de la cual estaba enamorado desde que empezó a soñar, cuando la veía todas las noches en castillos o en barcos, incluso, la primera vez, la vio en un templo y, al despertar, muchos meses después la conoció frente a una librería, donde quedó grabado para siempre el amor en su piel. De ella, cuentan que inspiraba lujuria y paz, que en las noches su voz acariciaba las flores y que al amanecer siempre tenía una sonrisa en su rostro. Muchos hombres se enamoraron de esa mujer por mucho tiempo, unos supieron disfrutar su belleza y amabilidad; otros tontos ciegos jugaron a creerse únicos y perdieron sus recuerdos. Pero este hombre, según hablan, conquistó a aquella mujer una noche en que un brillo ingenuo brotó de su pecho y una mi…

Todos los días pienso en ti

I.D.

Aún no he podido abrir los ojos desde el día que tu partida fugaz cubrió todas estas montañas y mi vista se oscureció en despojos de memorias, sentidos y engaños mientras tu ausencia recorría toda la faz.
Aún no encuentro un lugar tan grande donde guardar tu recuerdo desvanecido, pues el olvido está matando la memoria… Quiero cruzar el océano desde los andes y escapar de esta tristeza que destrozaría la espera más larga que te he ofrecido.
Vi tu imagen luminosa en el sendero, antes que te marcharas de la gran sabana. Ese sendero, que con tu rostro iluminaste, aún espera ser recorrido por el otoño venidero, las palmeras y flores insisten en llamarte…
Ojalá aparecieras de repente frente a mi ventana.