Hola a todos, gratos lectores. Ya que han pasado a ver lo que hago, agradezco que no se sometan a la inclemencia del tiempo y miren un poco más de lo primero que observen; los invito a que vean y comenten (si quieren y les gusta opinar) no sólo el o los primeros textos: al final de la página y en los principios de este blog también hay algunos buenos escritos.


23 de septiembre de 2011

Confesión


Hablarte es, para mí, cambiar tu día con mi voz;
guardar el tiempo en lo más íntimo de tu memoria,
clavar la luz de tus ojos día a día en mi corazón,
escuchar de tus labios brotar la poesía.

No tiene precio, pero sería muy feliz mi alma,
si además, consiguiera tener algo más de ti,
si pudiera, la cobardía, ahogar en la mar
y anunciar que no hay nada me haga más feliz.

Pido al cielo que permanezca en tus mejillas,
que la noche cace para ti la luna nueva,
y en el invierno frío pueda yo abrigarte.

Podría con un día de verano compararte,
con la alborada más cálida y más bendita.
Pero eres única, eres un sueño y eres real.

4 comentarios:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Es una confesión muy tierna y sincera. Con ese derroche de amor imposible no aceptar sentir lo mismo.

Desde hoy soy tu nueva seguidora alada.

Abrazos en el alma!

delfin en libertad dijo...

entre la realidad y los sueños es como se debe vivir. Bello. Abrazos!

| A+N+D+O+R+E+S+U | dijo...

Gracias!

Diana, me honra mucho tu comentario. Delfin, es cierto: a veces no se sabe qué es mejor, si la realidad o el sueño.

Laila (Noche Hermosa) dijo...

Hermosa poesía, un gusto tenerte de visita en mi blog...me encuentro a la orden.

Saludos nocturnos