Hola a todos, gratos lectores. Ya que han pasado a ver lo que hago, agradezco que no se sometan a la inclemencia del tiempo y miren un poco más de lo primero que observen; los invito a que vean y comenten (si quieren y les gusta opinar) no sólo el o los primeros textos: al final de la página y en los principios de este blog también hay algunos buenos escritos.


20 de noviembre de 2010

A tus besos


Yo escucho tus labios.
Suaves los imagino
diciendo "bésame"
derretidos al mencionarlo,
pidiendo por mí.
Una puerta es tu boca
hacía otro mundo;
por tus labios
vuelo sobre tí.
Como la luna llena,
tus besos iluminan mi rostro,
y nunca quiero que se marchen.
Como el mar,
quiserra recorrer y hundirme
en cada ola de tus labios,
con la infinitud de tal placer.
Por un beso tuyo
podría perder el sentido;
y por no tenerlo,
podría la vida dejar.
Como el viento,
tengo tus labios,
frescura bendita,
llevando mi mente al aire.
Por besarte puedo
darte todas las flores
y hacerte sonreír
todas las noches.
Por disfrutar de tus labios
quiero hacerte feliz
eternamente...
Bésame

2 comentarios:

Linda L. T. dijo...

¡Hola Andrés!
Después de una ausencia algo larga, vengo a leerte y encuentro un poema dulce y tierno. El beso entre una pareja de enamorados es el comienzo de algo que puede llegar a ser eterno.

Abrazos y más abrazos!!

| A+N+D+O+R+E+S+U | dijo...

Así es... esos besos, con el tiempo se tranforman en bendicionas mayores, y aunque se extrañen los besos, hay una felicidad mayor...