Ir al contenido principal

Mi poesía

Me gusta escribir poesía.
La siento sobre mí:
sus letras en mi piel,
las historias en mi vida
y las imágenes en mi sangre;
el arte en mis sueños.
Mi poesía es música y literatura.

Más tengo un único poema
que me gusta aún más,
uno que se escribe solo,
con un cuerpo absurdo.
Baña sus palabras con vainilla.
Sus perfumes amarillos
y su quintaesencia violeta
penetran mis heridas púpilas,
cuando lo siento cerca.

Soy una historia,
mil más...
las de ella, otras más;
mi poesía y yo somos cientos
y millones de historias.
Aventuras que escucho venir
de una voz cantante y dulce,
aventuras que escucho en silencio
y en sincronía con su respirar.

Mi poesía vive...
ha vivido por mí,
vive para mí,
vive porque yo vivo...
para ella.
Porque cuando la veo,
un incendio celestial
desaparece todo alrededor
dejándome en el humo
de la inspiración y la sensualidad.
En medio de nada y de oscuridad,
mi poesía y yo, nos encontramos.
Entonces quiero cantarle,
pero ella me enreda y siento música
en mi espalda, en mi pecho,
y sus brazos (con los que la poesía
puede abrazar a todo el mundo),
me levantan sólo a mí,
y cómo son invisibles...
Sí, es como si volara.
Recuerdo a Andrés:
"Era el amor,
esa felicidad de volar en la realidad"

Mi poesía es como yo
y no voy a decirlo.
Tengo versos en mis pensamientos;
tengo a mi poesía junto a ellos,
sentada bajo un árbol,
con tinta en sus ideas
y cuentos en sus manos,
como una hoja de papel
que viene de la Nube Alta.

Si tiene ojos mi poesía,
han de ser como dos planetas
habitados por penas y alegrías,
gobernados por figuras oníricas
que convierten el mundo en fantasías,
en tranquilidad,
y en una verde playa
que me invita a mojarme en sus arenas.

Si tiene piel mi poesía,
ha de ser un desierto de placer,
un telón de licor y azucar,
un abismo en los recuerdos
que lograría vislumbrar como propios
cuando, con los ojos cerrados,
pudieran mis dedos caminar
en sus curvas fértiles,
y no culparse por no colonizar
ese bello territorio.

Si tiene olor mi poesía,
ha de ser el de las flores veraniegas
y las sábanas en el crepúsculo;
limón y fuego sobre la hierba
y agua reposada en el vientre.

Si tiene sabor mi poesía
ha de ser como el chocolate
de mi niñez, como la leche
en mis huesos; ha de ser como
una vida que entra en otra,
boca a boca.

Si tiene alma mi poesía,
es como la tuya, amor mío:
tan azul que el mar y el cielo
envidiarian la profundidad y la calma;
que mueve el suelo con pensar,
que sobrevive al mal,
al olvido y la soledad.
Es como la tuya... que me vió.

Tú eres mi amor, mis ideas,
mis sueños y mi futuro.
Eres mi poesía hermosa:
me haces escribir, y yo escribo...
te escribo.

Comentarios

| A+N+D+O+R+E+S+U | ha dicho que…
A veces mi mente se ocupa en otras cosas... Pero hoy volví, con lo que más me gusta ocupar mi mente: mi poesía, y esta emotiva descripción de ella, quien es todo lo que amo... (y buena ocasión para hacerlo ;) jeje). Amo a mi poseía y lo q me hace escribir...
Suso ha dicho que…
Gran poema, no es fácil escribir de esta manera, bello en contenido y forma. Un abrazo.
Linda L. Torres ha dicho que…
HERMOSO POEMA!!! Sabes amigo que llevo tiempo aqui y esto es de lo mejor que te he leído. Lo escribiste con la tinta de tu cortazón...me imagino que fue un momento de éxtasis jejeje!!
Me sentí plenamente identificada con tu sentir.

Sigue escribiendo, sí?
Un beso.
| A+N+D+O+R+E+S+U | ha dicho que…
Gracias... sí, lo voy a hacer. Ojalá, siempre...
Carla ha dicho que…
Que bueno que volviste a la poesia, realmente lo haces muy bien.
| A+N+D+O+R+E+S+U | ha dicho que…
Sí... creo que es un talento que he subestimado debido a mi gusto por los cuentos. Creo que me engaño, pues la poesía es mejor, muchísimo mejor!. Y amo la poesía
ÓNIX ha dicho que…
Somos lo que escribimos...

La poesía no sólo forma de nosotros, sino que nosotros somos esa poesía que plasmamos...

Saludos,muy lindo tu estilo...
Cassiopeia ha dicho que…
ojos, piel, sabor, alma...
Tu poesía podrá tener esos elementos, pero también -y más que todo- tiene VIDA!
Gracias
| A+N+D+O+R+E+S+U | ha dicho que…
Claro... también la tiene... esa fue la primera q tuvo... y su vida es una poesia... o un cuento
delfin en libertad ha dicho que…
Bella, bella es tu poesía, que hace la diferencia al leerla, tiene alma, aroma, piel y fuego. Y que bueno que te haga escribir de esta maavillosa manera. Me ha gustado mucho. Un fuerte abrazo. Larga vida a la poesía!!!
| A+N+D+O+R+E+S+U | ha dicho que…
Sí... que larga vida tenga mi poesía conmigo... la amo

Gracias... espero vovler pronto
Carla ha dicho que…
Hola! Hace mucho que no escribis... Espero leerte pronto!
ÓNIX ha dicho que…
Regrese por acá a dejarte mis saludos y los mejores deseos...

Extraño tus letras siempre libres...

Hasta pronto...!

Entradas populares de este blog

LA LEYENDA DEL HOMBRE CON EL CORAZÓN ROTO

En el pueblo se está escuchando que nació una leyenda. Que hace varios días se escucha a un hombre lamentarse y no parar de gritar en las noches. La gente dice que él lleva la marca de un corazón roto en el pecho. Dicen los más viejos que fue por causa de una mujer de la cual estaba enamorado desde que empezó a soñar, cuando la veía todas las noches en castillos o en barcos, incluso, la primera vez, la vio en un templo y, al despertar, muchos meses después la conoció frente a una librería, donde quedó grabado para siempre el amor en su piel. De ella, cuentan que inspiraba lujuria y paz, que en las noches su voz acariciaba las flores y que al amanecer siempre tenía una sonrisa en su rostro. Muchos hombres se enamoraron de esa mujer por mucho tiempo, unos supieron disfrutar su belleza y amabilidad; otros tontos ciegos jugaron a creerse únicos y perdieron sus recuerdos. Pero este hombre, según hablan, conquistó a aquella mujer una noche en que un brillo ingenuo brotó de su pecho y una mi…

Todos los días pienso en ti

I.D.

Aún no he podido abrir los ojos desde el día que tu partida fugaz cubrió todas estas montañas y mi vista se oscureció en despojos de memorias, sentidos y engaños mientras tu ausencia recorría toda la faz.
Aún no encuentro un lugar tan grande donde guardar tu recuerdo desvanecido, pues el olvido está matando la memoria… Quiero cruzar el océano desde los andes y escapar de esta tristeza que destrozaría la espera más larga que te he ofrecido.
Vi tu imagen luminosa en el sendero, antes que te marcharas de la gran sabana. Ese sendero, que con tu rostro iluminaste, aún espera ser recorrido por el otoño venidero, las palmeras y flores insisten en llamarte…
Ojalá aparecieras de repente frente a mi ventana.

Hola, soy Andrés

Hola, soy Andrés, soy Andrés, soy Andrés. Me gusta escribir porque siempre me ha quedado bonito cuando lo hago, pero cuando venga un mensajero de tu parte a decir lo que quiero escuchar... entonces gritaré, y te maldeciré cuando me digas que esa fue toda la verdad, porque para mí fue diferente; y esa tuya que crees, para mí es la mentira que te dije ayer que no era mentira, igual no estoy arrepentido de lo que te hice, lo volvería a hacer: ¡lo que me da la gana!, igual siempre lo había hecho sólo que tú me quitaste la gana y la remplazaste por aborregamiento simple, sin mucho compromiso. Es como dijo mi abuelo: “haz lo que quieras, pero tráeme mi botella de vuelta”. -¿Otra vez la misma vuelta? Pero si ya la hemos dado trescientos sesenta y cinco veces, estoy cansada de seguir dando la misma vuelta una y otra vez-. Cuando me bajé de la rueda gigante, estaba mareado de ver tu cara tantas veces y me vomité porque me asqueó tu comportamiento, todo lo que haces sin pensar y todo lo que pie…