Ir al contenido principal

Onírico

Estaba junto al lago, bajo la inmensa sombra de los árboles. Esa noche había una atmósfera más inquietante que de costumbre; la lenta y abrumadora brisa nocturna rozaba mi piel, incesante, como si su único deseo fuese desgarrarla. Me hallé ahí, perdido, sin saber cómo salir aún cuando sentía conocer perfectamente aquel lugar. Completamente solo, creí escuchar algunos ruidos, así que rebusqué difícilmente con mi mirada entre la negra profundidad del bosquecillo y los tenues rayos de luna. No obstante, no pude descubrir nada a mi alrededor. Quise tranquilizarme y pensé en tan sólo relajarme y disfrutar del profundo sonido del viento meciendo las ramas de la arboleda, entonces, una cálida caricia estremeció mi torpe cuerpo y luego de que mi espíritu se sintiera cercenado con ese inusitado contacto, lentamente, en un lapso que para mí lindaba en lo eterno, giré mi rostro encontrando tras de mí una mujer, una criatura hermosa, tanto, que para mí fue una confirmación de la existencia de Dios, pues sólo un ser perfecto podía haber creado a otro de perfección similar. Intenté agradecer su presencia, pero con sus delicadas manos detuvo mis titubeos cubriendo mi boca y no dejó escapar siquiera el suspiro que se atoraba en mi garganta, aquel que creí liberaría mi alma. Quedé extasiado con el brillo de sus ojos color cielo, sus labios que al moverse creaban música, su cabello flotando en el aire, el dulce aroma de su esencia, su cuerpo tan frágil junto al mío y aún así tan poderoso que lograba atribular mi alma ante ella... En un momento dejé de sentir la calidez de su mano, deje de ver el azul profundo de sus ojos, sus labios carnosos también desaparecieron, ya la brisa no podía ondear su cabello trayéndome su dulce aroma, nuevamente me sentí perdido y confundido... Ahora ya no había lago, ni bosque, solo oscuridad y vagos sonidos a mi alrededor... Finalmente abrí mis ojos y me descubrí junto a una fría ventana de taxi semiabierta, esperando un cambio de semáforo en una de las avenidas más transitadas de la ciudad, bajé la mirada y lamenté que hubiera sido tan sólo un sueño. Aún adormecido roté la cabeza sobre mi hombro para mirar por la ventana y en el auto de al lado me llamó la atención una dama que dormía, cabello largo, labios carnosos, delicadas facciones. Despertó repentinamente y me miró fijamente, ¡con sus ojos azul cielo! como queriéndome decir con su angelical mirada que ella también lamentaba que su sueño hubiera sido sólo eso.


Cuento original de Andrea

Comentarios

| A+N+D+O+R+E+S+U | ha dicho que…
Este relato es fantástico. esta historia podría ser escrita por mí, de hecho, me recuerda un cuento que escribí, el que más me gusta. Ella y yo imaginamos cosas similares. La felicito, es sorprendente este cuento!
Lisandro ha dicho que…
La verdad que es sorprendente!!!!
Anónimo ha dicho que…
Un relato sorprendente.
Carla ha dicho que…
Hermoso el relato de Andrea. Hiciste muy bien en publicarlo, es maravilloso!
Lourdes Torres ha dicho que…
Es increíble cómo dos personas tengan tantas cosas afines, como pensar y escribir algo tan parecido y hermoso...

Que la inspiración siga creciendo cada día más.

Miles de abrazos amigo!!!
Paula Olivieri ha dicho que…
es espectacular, bellisimo! felicitaciones a Andrea y a vos por compartirlo!
Linda L. Torres ha dicho que…
Andrés, vengo a motivarte a seguir escribiendo y a decirte que puedes usar esa frase que tanto te gustó de mi poema "Despierta mis sentidos"...es un halago.

Adelante amigo!!

Un abrazo desde México.
| A+N+D+O+R+E+S+U | ha dicho que…
Gracias ... ;) Ahora ando algo ocupado peri siempre tengo ideas en mi cabeza, pronto las pongo en letras...

Un abrazo
Carla ha dicho que…
Cuando volves? Se te extraña!

Entradas populares de este blog

LA LEYENDA DEL HOMBRE CON EL CORAZÓN ROTO

En el pueblo se está escuchando que nació una leyenda. Que hace varios días se escucha a un hombre lamentarse y no parar de gritar en las noches. La gente dice que él lleva la marca de un corazón roto en el pecho. Dicen los más viejos que fue por causa de una mujer de la cual estaba enamorado desde que empezó a soñar, cuando la veía todas las noches en castillos o en barcos, incluso, la primera vez, la vio en un templo y, al despertar, muchos meses después la conoció frente a una librería, donde quedó grabado para siempre el amor en su piel. De ella, cuentan que inspiraba lujuria y paz, que en las noches su voz acariciaba las flores y que al amanecer siempre tenía una sonrisa en su rostro. Muchos hombres se enamoraron de esa mujer por mucho tiempo, unos supieron disfrutar su belleza y amabilidad; otros tontos ciegos jugaron a creerse únicos y perdieron sus recuerdos. Pero este hombre, según hablan, conquistó a aquella mujer una noche en que un brillo ingenuo brotó de su pecho y una mi…

Todos los días pienso en ti

I.D.

Aún no he podido abrir los ojos desde el día que tu partida fugaz cubrió todas estas montañas y mi vista se oscureció en despojos de memorias, sentidos y engaños mientras tu ausencia recorría toda la faz.
Aún no encuentro un lugar tan grande donde guardar tu recuerdo desvanecido, pues el olvido está matando la memoria… Quiero cruzar el océano desde los andes y escapar de esta tristeza que destrozaría la espera más larga que te he ofrecido.
Vi tu imagen luminosa en el sendero, antes que te marcharas de la gran sabana. Ese sendero, que con tu rostro iluminaste, aún espera ser recorrido por el otoño venidero, las palmeras y flores insisten en llamarte…
Ojalá aparecieras de repente frente a mi ventana.

Hola, soy Andrés

Hola, soy Andrés, soy Andrés, soy Andrés. Me gusta escribir porque siempre me ha quedado bonito cuando lo hago, pero cuando venga un mensajero de tu parte a decir lo que quiero escuchar... entonces gritaré, y te maldeciré cuando me digas que esa fue toda la verdad, porque para mí fue diferente; y esa tuya que crees, para mí es la mentira que te dije ayer que no era mentira, igual no estoy arrepentido de lo que te hice, lo volvería a hacer: ¡lo que me da la gana!, igual siempre lo había hecho sólo que tú me quitaste la gana y la remplazaste por aborregamiento simple, sin mucho compromiso. Es como dijo mi abuelo: “haz lo que quieras, pero tráeme mi botella de vuelta”. -¿Otra vez la misma vuelta? Pero si ya la hemos dado trescientos sesenta y cinco veces, estoy cansada de seguir dando la misma vuelta una y otra vez-. Cuando me bajé de la rueda gigante, estaba mareado de ver tu cara tantas veces y me vomité porque me asqueó tu comportamiento, todo lo que haces sin pensar y todo lo que pie…