Hola a todos, gratos lectores. Ya que han pasado a ver lo que hago, agradezco que no se sometan a la inclemencia del tiempo y miren un poco más de lo primero que observen; los invito a que vean y comenten (si quieren y les gusta opinar) no sólo el o los primeros textos: al final de la página y en los principios de este blog también hay algunos buenos escritos.


29 de agosto de 2011

Oratoria sobre besos




Para mí los besos son como flores naciendo en mi rostro. El olor de sus labios me hacen sentir en un jardín, la suavidad con que me besa me da tranquilidad y cuando encuentro su lengua entre mis sonrisas es el cielo el que veo ante mí. No hay nada más excitante para mí que bailar salsa con su boca. Sólo de verla hablar, ver sus labios moviéndose, brillando, llamándome, sus dientes limpiando las risas, mi cuerpo me empuja a tocarla, a acariciar sus mejillas, a sentir su cabello entre mis dedos y besarla lentamente, dejando en cada segundo una parte de mí para que después me recuerde cada vez que me sienta en su boca.

Los besos son sentimientos conectados o deseos insatisfechos. De ambos besos he probado y ambos tienen atractivos sabores que quisiera repetir. Mas sólo unos besos logran cautivarme y encerrarme en un círculo de adicción: los besos calmados y apasionantes, que tardan minutos para empezar y que en un segundo se vislumbran, se acercan detenidamente y, luego de una mirada profunda, se esfuman en el silencio de los labios unidos. Besos como tal sólo he tenido uno. Algunos besos quedan marcados por años, algunos son recordados cerrando los ojos. Algunos besos hacen falta y otros no deberían terminar nunca.

Una vez besé una boca perfecta y sentí que había encontrado un nuevo mundo, una nueva luz. Pero tenía un beso que aparecía en todas partes, un beso que bajo el cielo de un mundo verde, me tiene atado a un alma volátil que camina entre las nubes sin rumbo fijo, esperando caer de las alturas y aterrizar entre mis brazos para que su boca poseedora se aferre a mí y me bese otra vez.

Sí, el beso volvió, y con él, todo un racimo de visiones que quiero obsequiar con flores, con arena y olas, bajo el sol y entre el viento. Ese beso, que siempre ha estado en todas partes, ahora está todo el tiempo y simplemente me gustaría tenerlo en el caribe. Ese sería el mejor de todos los besos que jamás he tenido, aunque no sean muchos y, ese, es el beso que me tranquiliza, me aromatiza de rosas los labios, me apasiona y me sonríe al final. Ese beso es para mí una señal, una señal de amor que aparece entre canciones y que desaparece en la lluvia, pero permanece en los sueños.

21 de agosto de 2011

Un deseo en la sabana

A través de una ventana,
mi cara, el sol acarició
y el brillo de la sabana
tu suave piel me recordó.

El calor de los helechos
me trajo tu primer beso.
No veo la hora de volver a ver
tu cuerpo en mi pecho.

Desde que te vi, un deseo
eres hecho realidad
y en lo grande del valle,
siento que puedo caminar con vos.

16 de agosto de 2011

Luna brumosa de hoy

Hoy vi la luna y algunas de las pocas estrellas visibles en el contaminado e iluminado cielo de Bogotá. Levantar la cabeza y perder mi ubicación terrestre observando las constelaciones en la noche y las formas oscuras de las nubes, es una actividad que me apasiona desde hace mucho tiempo. La luna se veía como pocas veces puede verse aquí: amarilla, brillante aunque brumosa y creciente; salía por encima de las sombrías montañas de los cerros nororientales de la ciudad y el cielo alcanza a pintarse de oro. Así es que vi esta luna esta noche y recordé unas letras escritas en un pequeño tozo de papel, muy adecuadas para esta noche. Quien las escribió era alguien demasiado importante para mí.

Luz de luna. Envuelta en espesa bruma.
¿La recuerdas? ¿Te es familiar?
Sé que sí. Es la misma luz de tus ojos,
la misma bruma de evasiones
cuando no debo escrudiñar en tu alma...
Y aún así lo hago.
Es por lo que vivo ahora:
encontrar el final de ese firmamento oscuro
en el que puedo descubrir mil planetas,
mil estrellas, mil sorpresas cada día.
Allí donde mis sueños y mis fantasías
se hacen realidad con los tuyos.

Cada día eres más perfecto... más para mí

5 de agosto de 2011

LA LEYENDA DEL HOMBRE CON EL CORAZÓN ROTO

En el pueblo se está escuchando que nació una leyenda. Que hace varios días se escucha a un hombre lamentarse y no parar de gritar en las noches. La gente dice que él lleva la marca de un corazón roto en el pecho. Dicen los más viejos que fue por causa de una mujer de la cual estaba enamorado desde que empezó a soñar, cuando la veía todas las noches en castillos o en barcos, incluso, la primera vez, la vio en un templo y, al despertar, muchos meses después la conoció frente a una librería, donde quedó grabado para siempre el amor en su piel. De ella, cuentan que inspiraba lujuria y paz, que en las noches su voz acariciaba las flores y que al amanecer siempre tenía una sonrisa en su rostro. Muchos hombres se enamoraron de esa mujer por mucho tiempo, unos supieron disfrutar su belleza y amabilidad; otros tontos ciegos jugaron a creerse únicos y perdieron sus recuerdos. Pero este hombre, según hablan, conquistó a aquella mujer una noche en que un brillo ingenuo brotó de su pecho y una mirada infantil y soñadora mostraba cuán profundo llegaban los besos que él sembraba en todo su cuerpo. No fue esa la única vez que él hizo sentir tan preciosa a ella, quien se hacía llamar Mara, pues en la cima de una montaña, con el sol anaranjado reflejando sus verdes ojos, él le prometió que no habría un día para no sentirse enamorada. “Todos los días te conquistaré y te enamoraré” le dijo esa tarde. Y a partir de ese momento, no hubo un solo día sin escuchar palabras de amor y ninguna noche durmieron separados. La gente en el pueblo afirmaba que él era un ángel y había venido a salvar la vida de Mara. Sin embargo él, que sólo era un príncipe –azul para Mara–, decía que era ella quien había salvado su mundo de la terrible soledad, pues nadie antes había visto en ella lo que él vio: una niña inocente y tierna, escondida bajo unos sensuales gestos, que cuando le sonreía, iluminaba el ambiente y lo hacía volar a un futuro lejano bañado de rosas y de años acariciando la vejez. Como todos los enamorados, tuvieron que luchar contra algunas fuerzas malignas que querían invadirlos, no sólo a ellos, sino a todo el pueblo también. Pero ellos eran valientes y mientras sus manos estuvieran entrelazadas no habría nada que les impidiera luchar. Complementaban sus capacidades y toda su fuerza era invencible así que nada pudo separarlos. Sólo ellos mismos podían hacerlo, pues no había nada más fuerte que la unión de sus manos. Aun así pudo romperse el corazón del príncipe y quién lo hizo, a pesar de todo, fue Mara.

No fueron suficientes las promesas que se hicieron besándose las manos. “Todos los días te amaré” solían decirse antes de dormir y soñarse mutuamente. El amor entre ellos parecía eterno, e infinito. Se escuchaba a los niños del pueblo decir que en sus calles nunca se había visto un aire tan brillante y nunca se había sentido un aroma tan dulce hasta que Mara y el príncipe se encerraron por primera vez en una habitación llena de pétalos y de versos sobre los cuales derramaron toda su pasión y todo su gusto, y permanecieron desnudos juntando sus pieles y sus sentidos escuchando las canciones románticas que ella cantaba para él y las poesías más largas y comprometedoras que él jamás haya escrito para alguien. Todos aseguraban que ellos seguirían caminando juntos por los jardines del pueblo, unidos siempre de las manos, hasta que la muerte llegara a acompañarlos en sus caminatas; muchos pensaban, incluso, que seguirían amándose en el otro mundo. Pero todas las promesas, todas las ilusiones, todos los sueños, todas las visiones que existían en el pueblo, todo desapareció un día cuando Mara no despertó con el príncipe. Un viejo loco en las afueras dijo haberla visto salir corriendo esa mañana y cruzar el puente sobre el río vestida sólo con su íntimo pijama. De ella nada se volvió a saber con certeza; sospecharon muchas causas, intentaron adivinar sus sentimientos y algunos supusieron faltas de buen juicio. Pero nadie, ni siquiera el príncipe, quien había vivido con ella los mejores años de su vida y creía conocerla muy bien, pudo saber cuál fue la razón de su partida.

El príncipe seguía encontrándola en sus sueños, más hermosa que nunca, siempre le seducía y le decía que quería volver, que extrañaba sus besos, su cuerpo, sus palabras. Él acariciaba su cintura tiernamente todas las noches mientras la besaba olvidando todo alrededor. Pero despertaba y se daba cuenta que Mara seguía lejos. Hubiera preferido no despertar todas esas noches y volver a vivir lo que en tiempos anteriores fue real. Mas el príncipe nunca perdió su esperanza pues escribía cartas y poesías que mandaba al río esperando que alguna vez llegaran a donde ella estaba. Se aferraba a pensar que Mara continuaba amándolo, que tan sólo había ido a buscar algo que no podía encontrar a su lado, pero regresaría y le daría una gran sorpresa cuando le mostrara el hallazgo y pudiera seguir queriendo estar con el hombre de su vida, quien había vivido en sus sueños y ahora era real, quien era perfecto para ella y a quien amaba todo de sí, hasta que dejara de soñar. Mientras tanto, él esperaba y en el pueblo decían que él era capaz de esperar ahí sentado, frente a su casa, hasta morir de amor, que nunca se pararía de ahí si no era con Mara a su lado. Y tuvieron razón, pues el príncipe dejó su alma ahí sentada.

Nadie volvió a escuchar al príncipe hablar. Los habitantes dicen que se le acabaron las palabras, que nunca se ha detenido a saludar a nadie, que nunca levanta la cabeza y que siempre está llorando. Los chismes se difundieron casa por casa, pero la verdad es que no se puede ver un cuerpo sin alma. En el día sólo se ve una sombra caminando por las paredes, pero nadie es dueño de esa sombra; y se estrella con la gente pero es como si no existiera nadie, les atraviesa como si fueran nada, es invisible para todos. Por donde pasa el cuerpo del príncipe, quedan rastros de sangre en el piso mientras la sombra escurre lágrimas. Todos en el pueblo entienden el dolor que pudo sentir y dicen que sin Mara a su lado, el pueblo se ahogaría en lágrimas y en tristeza pues cada vez eran más largas las caminatas que el príncipe hacía para buscarla. Desde esos días en que simplemente se ve un cuerpo caminar día y noche como si no tuviera alma, derramando sangre y buscando a través de las ventanas encontrar a esa mujer, se dice que el príncipe abrió su pecho, y vio su corazón roto. Su herida no se ha cerrado en mucho tiempo y cada día se puede ver un hombre sentado en frente de su casa, inmóvil, y una sombra caminar por las calles.

El príncipe está bien actualmente, cada noche sigue escribiendo las cartas y poesías que llevará al día siguiente al río para enviarlas a Mara y luego da vueltas por el pueblo buscando historias que pueda contarle a ella para hacerla regresar. Esa era la razón por la cual no hablaba con nadie. Su dolor fue fatal, a tal punto que, como cuando sentía amor con Mara, el aire cambió y las personas comenzaron a ver caos entre sí y a alucinar con hechos tristes y agónicos, como el del hombre con la marca en el pecho, que era él mismo visto desde la gente. Esa leyenda, que era él mismo, fue la última carta que le envió a Mara. Continuó esperando mientras veía las personas vivir, ser felices, besarse, abrazarse y él quería sentir eso otra vez más, pero esperaba porque ya había sido feliz, y a diferencia de esa gente, podía amar una sola vez y morir de amor si fuera necesario. Pero muy en su interior, sabría que valdría la pena la espera, pues la mujer de sus sueños, de su vida, su felicidad y su amor, vendría algún día a hacerlo sonreír nuevamente y a cumplir los sueños huérfanos que nacieron el día en que ellos dos se enamoraron y que aún podían ser cumplidos.