Hola a todos, gratos lectores. Ya que han pasado a ver lo que hago, agradezco que no se sometan a la inclemencia del tiempo y miren un poco más de lo primero que observen; los invito a que vean y comenten (si quieren y les gusta opinar) no sólo el o los primeros textos: al final de la página y en los principios de este blog también hay algunos buenos escritos.


12 de septiembre de 2009

Rutina

Andi, otra,
tal vez alguna vez te toque

Odio madrugar todos los días
y dormir luego de media noche,
odio estudiar y trabajar
y aprender cada día algo,
odio cansarme a diario
y tener que descansar y madrugar....

Odio mis noches de juventud
mis letras nacidas de la luna,
odio que con el brillo del sol
no brilla mi poesía.
Odio que en el día soy cuadrado
y en las noches transdimensional,
odio ser uno en las mañanas
y bajo la oscuridad, otro.
Odio que en ocasiones es así
y en otras, al contario.

Odio pensar todos los días
y crear novedades siempre,
dejar cada día mi huella
en la sangre de otro
y tratar de alcanzar la inmortalidad.
Odio que la gente me juzque
y que piensen mal de mí.

Odio despertar enamorado
y que el amor sea mi insipiracion,
odio no poder decirte NO
y descansar al fín;
odio que mi diario seas tú...
pero agradezco que tú hagas esto.

Odio mi rutina porque
todos los días son diferentes:
es destruir o crear siempre,
es autenticidad y energía.
Odio que lo único constante
eres tú en mi mente, y
odio aún más, que esa es la razón
por la cual nunca es igual.

Odio no poder ser del resto
-y vivir como un juguete de cuerda
repitiendo actos siempre sin pensar-,
odio tener responsabilidades y no horario
pues pienso mucho, te pienso mucho
y descubro que llegará el final...
Para mí, la muerte es el comienzo,
el comienzo de una aburrida rutina
qué será peor sin tu compañía,
pues por tí cambiaría toda mi vida
a un simple "estar contigo todos los días"