Hola a todos, gratos lectores. Ya que han pasado a ver lo que hago, agradezco que no se sometan a la inclemencia del tiempo y miren un poco más de lo primero que observen; los invito a que vean y comenten (si quieren y les gusta opinar) no sólo el o los primeros textos: al final de la página y en los principios de este blog también hay algunos buenos escritos.


13 de mayo de 2009

Sueño arte

Si un sueño existe, también
existe la forma de convertirlo
en realidad. Pues, ¿en qué
lugar hay una vida sin muerte?

Pero si sólo es una imagén
que crean nuestras mentes
entonces podemos técnicamente
hacer del sueño un arte.

Una vez más, obtengo pistas
que somos arte de un perfecto,
sensible y muy dotado artista
que naturalmente escribe un texto

constituyente de las ideas y líneas
donde nos movemos. Los sueños son arte
dentro una obra que cobra vida
y niega el destino que fluye el arte.

Los sueños son reales, pues son arte
y el arte está en la realidad...

Un sueño muerto

¡Soñé otrora una fantasía!...
De ello, atestigua mi almohada
que sólo eso fue, pues nada
podría cumplir tal osadía.

Y cuando un sueño, a punto,
estaba de hacerse realidad,
prefiero escapar del mundo
a ser víctima de la Casualidad,

pues el corazón del universo
trajo a mi ventana la llave
con la cual abrí los versos
que iluminaban en la y re

¡Sí! ahí estaba esa ilusión:
justo en frente; me disponía
a arrivarla y a ser Dios
para pesar la levedad onírica

cuando otro hizo lo mismo
y me empujo al pesimismo
con el que empecé ese día:
Destino, tú tienes mi alegría.

Soñé, me ilusioné, incluso creí.
Luego, me atreví a quebrar,
por placer, una que otra ley...
y ahora, vigilia debo guardar.