Hola a todos, gratos lectores. Ya que han pasado a ver lo que hago, agradezco que no se sometan a la inclemencia del tiempo y miren un poco más de lo primero que observen; los invito a que vean y comenten (si quieren y les gusta opinar) no sólo el o los primeros textos: al final de la página y en los principios de este blog también hay algunos buenos escritos.


10 de marzo de 2009

La luna de hoy

Estaba leyendo unas cosas y pensando en otras, cuando sonó una sirena de alguna emergencia. Me asomé a ver qué y me encontré con una luna que iluminaba la calle, rodeada de nubes (y qué por cierto quisiera fotografiar, pero mi cámara está dañada) y enseguida agarré un papel y un bolígrafo:

Fotografía: Luna llena del 11 de enero de 2009
(la vista más grande de la luna en este año, siempre es la primera del año)
levántandose sobre el Alpes.

¡Qué bella luna veo ahora!,
asomado por casualidad,
a mi ventana, su aurora
espesa y amarilla,
mis ojos iluminó.

Sola en el cielo está
como yo aquí en tierra.
A años luz, brillan con ella
cientos de astros que algo se ven;
hasta allá viaja mi mente.

Muy lentamente, transita,
la luna sobre mí y lentamente
voy desencantándome.
Si ¿cuánto ha de pasar para repetirse?,
¡Por qué no sigo asombrándome!

Escribo para recordarlo...
vuelvo a mirar y ¡oh!,
una nube la está eclipsando.
Es tan potente como la luna
se ve frágil ocultándose.

No la veo más (por fortuna
alcancé a observarlo y escribirlo),
pero esperaré que salga de nuevo
y me devuelva parte alguna
de mi asombro: lo necesito para más.

¡Ah! Volvió a salir,
se ve frágil la nube
cuando potente la luna se descubre.
Continúa coloreada...
éstas imágenes jamás seran borradas.