Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

SIN PALABRAS

Primer soneto: para una,
Bajo el oscuro y brillante universo,
Entre una blanca y maculada nube,
Un par de soles negros en el centro
Y una alta montaña suave allí sube;

En su piedemonte dos tersos puentes
Encierran un abismo dulce y rosa.
¡Ah! ¡Qué mundo más bello tengo en frente!
… Y no sé como describirlo ahora.

Este poeta, frágil y deudor de palabras,
Ante tal hermosura tal vez irreal,
Sólo sentir y apreciar puede en verdad;

Mas ese mundo y esos soles y esa montaña
No son más que palabras porque allí no caben
Ni gestos ni ideas… sólo mentes que se abren.
Y si alguien me diijera que imagen debería poner,
dejo de escribir en este blog.
(O sea que, dada la ínfima probabilidad de adivinar, seguiré con más cuentos y sonetos)

Dialéctica de Razón

-Cuando pienso en ti, mujer, ¿en qué pienso?
-No lo sabes. Es tanto, es siempre.
-Es fuerte y delicado, grande y detallado, rápido y duradero.
-Piensa. ¿Qué ves?
-La figura de la belleza, la vida sin su final, la fuerza del corazón y la energía de amar.
-¿Cómo?
-En otra dimensión. Tú, mujer, eres el signo más tangible que hay de eternidad.
-¿Tú crees?
-Cada vez me convenzo más y más de que tú eres un ángel que ha venido a salvar mi vida de la soledad y la maldad.
-¿Un ángel?
-¿Quién, sino tú, o Dios, conoce los secretos que esconde el corazón de una mujer?
-No te rindas
-…El cielo, sus ángeles, incluso Dios, han de ser seres afeminados para llevar el mundo con tal equilibrio y perfección.
-¿Sólo eso?
-Tú, mujer, me enseñas la sencillez del liderazgo, la suavidad del esfuerzo y del trabajo, el cariño por el amor y la amistad, la pureza de la inteligencia, la grandeza de la humildad y el poder del amor.
-¿Sigues pensando?
-Pensar en ti es inaudito; vivo por ti, es más sensato.
-Es más fácil recordar.
- T…

Acertijo

Edipo y la Esfinge, Jean-Auguste Dominique Ingres, 1808 Cuenta una leyenda que la Esfinge custodiaba el camino a Tebas ofreciendo acertijos a sus viajeros. Quien fallaba, moría arrojado a un precipicio. Un día pasaba un viajero y la Esfinge propuso:
-"¿Qué ser anda en el amanecer a cuatro pies, durante el día a dos y al llegar la noche a tres?"
… Y el rengo no pudo responder.

ALGUIEN SE CONFIESA

Una semana después: esto era dedicado a SanTiago, Mora Nahir, Psyché, Lady Ana,•Oblivion•
Una noche alguien ha leído muchas mentes. Lo que letra tras letra, nacida en sus cerebros y transmitidas a sus manos, se ha plasmado en hojas de papel o de bytes por mentes de artistas o pseudoartistas -en todo caso, talentosos- que dejan la realidad en la ropa de trabajo y llegan a sus hogares y se sientan o se acuestan y se inspiran mientras cambian de vestido y hacen de este mundo un lugar donde todo es posible, donde todo es creado y controlado por ellos, donde la imaginación reina...

-... ¿Es este el mundo que yo quiero? -se resigna siempre alguien en cualquier lugar-.

Es un mundo fantástico, ideal. Pero somos reales, no debe negarse y donde vivimos lo que reina es la ambición. No es muy diferente del mundo de esos artistas: alguien crea, alguien controla, alguien reina.

Aquí vive alguien y aunque anhela, como Orfeo no mirar atrás, esa magia, lo que busca es tal vez algo de ese poco de ambición …

Desaliento

Llega la noche, se acuesta y no pasa nada,
piensa. No, no piensa; se duerme sin nada.
Intenta soñar y no consigue nada.
Quién lo viera en sus inmedibles noches,
pensaría que bajo las sábanas no hay nada.

Pero hasta ahora comienza; aún no termina.
Se despierta en las mañanas y su letargo aún no termina.
¡Cuánto quisiera seguir descansando!, pero su día aún no termina
Hasta ahora comienza, y no sabe si llegue la noche.
Está pensando, siempre lo hace; aún no termina.

Y cuando por fin se despierta, está cansado.
Ayer fue un día duro, como todos. Por eso está cansado
y piensa en su trabajo, como todos los días. ¡Está cansado!
La misma rutina se repite día tras día, noche tras noche
hasta el final de sus días y quizás acabe cansado.

Llega la noche, se acuesta y está solo,
desea. Sí, desea; no quiere estar solo.
Imagina compañía; abre sus ojos y está solo.
¿Qué gracia tiene estar en soledad todas las noches?
No quisiera despertar, pero sabe qué mañana estará solo

Se levanta y odia al mundo, lo quiere mandar a l…